La pandemia en 2021 podría ser mucho peor que en 2020

por | 13 enero 2021

Si relajamos las medidas, la pandemia en 2021 bien podría ser mucho peor que 2020 dijo esta mañana Carissa Etienne, directora de la Organización Panamericana de Salud (OPS), en una conferencia de prensa.

Señaló que solo en la última semana, 2,5 millones de personas se infectaron de COVID-19 en la región, la cifra más alta de casos semanales desde que el virus llegó por primera vez a nuestras costas.

“Prácticamente todos los países de las Américas están experimentando una aceleración en la propagación del virus” señaló Etienne.

En América del Norte: Estados Unidos está reportando el mayor número de nuevas infecciones y muertes por COVID-19 en la región.

Estas tendencias en hospitalizaciones también se están informando en Canadá y México, donde los sistemas de salud locales están luchando por mantenerse al día con la demanda de atención.

En América Central, los datos de principios de enero sugieren que las infecciones están aumentando en Costa Rica y Belice. Sin embargo, dijo, es demasiado pronto para saber el impacto de la temporada navideña, por lo que permanecerán atentos durante las próximas semanas.

En todo el Caribe, los datos de principios de enero revelan que muchas islas experimentaron un rápido aumento de las infecciones. Las Islas Caimán, Dominica y las Islas Vírgenes notificaron una duplicación de los casos solo en la última semana y los casos están aumentando aún más rápidamente en Barbados, San Vicente y las Granadinas y Bonaire.

Y en América del Sur, todos los países han informado de un aumento de casos en las últimas semanas: incluso en países que habían visto una disminución en los casos, como Chile y Argentina.

Nuevas variantes de COVID-19

Respecto a las nuevas variantes del virus, señaló que en la región también se han detectado.

La red de vigilancia molecular de la OPS abarca unos 21 laboratorios en toda la región y están rastreando la propagación del virus y las mutaciones que se desarrollan naturalmente con el tiempo. Hasta ahora, la variante que se vio circulando en el Reino Unido se ha informado en seis países de las Américas.

Destacó que “la respuesta es seguir con las medidas de salud pública que hemos estado instando desde el principio, como practicar distanciamiento social, uso de máscaras en público y lavarnos las manos con frecuencia: siguen siendo nuestra mejor opción para ayudar”.

No podemos confiar

La directora de la OPS señaló que sí bien unos países de nuestra región ya han comenzado a vacunar a los profesionales de la salud y algunos ya ha comenzado a proteger a otras poblaciones particularmente vulnerables, como los ancianos y las personas con condiciones subyacente, mientras las dosis sigan siendo limitadas, no podemos confiar en las vacunas para aplanar la curva de la pandemia.

Al mirar hacia el 2021, dijo que hay tres prioridades que son críticas para controlar la pandemia:

El primero es garantizar el acceso equitativo a las herramientas, tanto nuevas como antiguas, para prevenir y tratar COVID-19. Debemos asegurarnos de que los trabajadores de la salud tengan el equipo de protección que necesitan para hacer su trabajo de forma segura, y que toda persona que requiera hospitalización pueda acceder a los medicamentos básicos que necesite.

Con la llegada de las vacunas, debemos asegurarnos no solo de que las dosis se produzcan rápidamente, sino de que sean entregadas de manera equitativa y rápida en todos los países, independientemente de los ingresos. Necesitamos líderes que actúen con rapidez y fomenten la unidad.

Politizar las vacunas y otras medidas de control no solo es inútil, sino que podría alimentar el virus y generar costos.

Y finalmente, debemos equilibrar la urgencia con una buena planificación. No tenemos mucho tiempo que perder, pero no podemos vencer la pandemia sin planes sólidos de entrega de vacunas. “Y es por eso que la OPS está trabajando con todos los países de nuestra región para ayudar a asegurar las dosis de la vacuna. También brindamos apoyo con la planificación de la demanda de vacunas, la logística y la gestión de la cadena de frío, el fortalecimiento del sistema de vigilancia e información y capacitación de trabajadores de la salud.