La jefa de derechos humanos de la ONU insta a abordar el impacto desproporcionado de COVID-19 en las minorías

por ONU México | 2 junio 2020 a las 11:33

Las minorías raciales y étnicas se enfrentan a un impacto desproporcionado de COVID-19.  “Este virus está exponiendo desigualdades endémicas que han sido ignoradas durante demasiado tiempo. En los Estados Unidos, las protestas desencadenadas por el asesinato de George Floyd están poniendo de relieve no sólo la violencia policial contra las personas de color, sino también las desigualdades en materia de salud, educación, empleo y la discriminación racial endémica“, dijo Michelle Bachelet.

Es necesario tomar medidas urgentes para hacer frente a “las importantes repercusiones desproporcionadas” de COVID-19 en las minorías raciales y étnicas, incluidas las personas de ascendencia africana, dijo el martes la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

La enfermedad está exponiendo desigualdades alarmantes en algunos países: disparidades similares a las que alimentan las actuales protestas por una mayor justicia racial en múltiples ciudades (así como en línea, a través de “Blackout Tuesday” ) en todo Estados Unidos, declaró Michelle Bachelet.

“La lucha contra esta pandemia no puede ganarse si los gobiernos se niegan a reconocer las desigualdades flagrante”, dijo.

“Es necesario que los Estados adopten medidas urgentes, como dar prioridad a la vigilancia y las pruebas de salud, aumentar el acceso a la atención de la salud y proporcionar información específica a estas comunidades”.

Tasas de mortalidad desproporcionadas

El jefe de derechos de las Naciones Unidas proporcionó ejemplos de los efectos de la pandemia en diversas comunidades de varios países de América y Europa. Por ejemplo, en el estado brasileño de São Paulo, las personas de color tienen un 62% más de probabilidades de morir a causa de COVID-19 que sus homólogos blancos. También se han notificado tasas de mortalidad más elevadas en el departamento de Seine Saint-Denis en Francia, donde viven muchas minorías.

Mientras tanto, los datos de los Estados Unidos muestran que la tasa de mortalidad de los afroamericanos por causa de COVID-19 es más del doble que la de otros grupos raciales.

La situación se refleja prácticamente en Inglaterra y Gales, donde la tasa de mortalidad de los negros, los paquistaníes y los bangladeshíes es casi el doble que la de los blancos, incluso si se tienen en cuenta la clase social y algunos factores de salud.

Causas fundamentales de las disparidades

Múltiples factores están en el centro de estas disparidades, continuó Bachelet. Van desde la marginación y la discriminación hasta el acceso a la atención médica. La desigualdad económica, el hacinamiento en las viviendas, los riesgos ambientales, la limitada disponibilidad de servicios de salud y social  también pueden desempeñar un papel.

La Alta Comisionada añadió que las personas pertenecientes a minorías raciales y étnicas también se encuentran en mayor número en algunos trabajos que conllevan un mayor riesgo, como en los sectores del transporte, la salud y la limpieza.

Pandemia que expone las desigualdades

La Alta Comisionada alentó a las autoridades a que no sólo se centraran en las repercusiones actuales de esas disparidades, sino también en sus causas fundamentales.

“Este virus está exponiendo desigualdades endémicas que han sido ignoradas durante demasiado tiempo. En los Estados Unidos, las protestas desencadenadas por el asesinato de George Floyd están poniendo de relieve no sólo la violencia policial contra las personas de color, sino también las desigualdades en materia de salud, educación, empleo y la discriminación racial endémica“, dijo.

“Estos problemas se reflejan en mayor o menor medida en muchos otros países, donde las personas de ascendencia africana y otras minorías raciales están sometidas a formas arraigadas de discriminación. Es una tragedia que haya sido necesario que COVID-19 expusiera lo que debería haber sido obvio: que el acceso desigual a la atención de la salud, el hacinamiento en las viviendas y la discriminación generalizada hacen que nuestras sociedades sean menos estables, seguras y prósperas”.

Los datos desmantelan la discriminación

Para que las sociedades avancen, la Sra. Bachelet subrayó la necesidad urgente de que los gobiernos den prioridad a la recopilación de datos desglosados y consulten con las comunidades étnicas y minoritarias sobre la respuesta a la pandemia.

“La recopilación, el desglose y el análisis de los datos por origen étnico o raza, así como por género, son esenciales para identificar y abordar las desigualdades y la discriminación estructural que contribuyen a los malos resultados sanitarios, incluso para COVID-19”.

La titular de la ONU para los derechos humanos de subrayó que la enfermedad no será derrotada si los gobiernos se niegan a reconocer lo que describió como “las flagrantes desigualdades” que ha revelado.

“En última instancia, los esfuerzos para hacer frente a COVID-19 e iniciar el proceso de recuperación sólo tendrán éxito si se protegen los derechos de todas las personas a la vida y la salud, sin discriminación”, concluyó Bachelet.