En estas fiestas, el mejor regalo para los trabajadores de la salud es que baje la presión sobre los sistemas de salud: OMS

por | 21 diciembre 2020

Este año ha sido difícil para todos nosotros, pero para los trabajadores de la salud nunca lo ha sido más dijo en conferencia de prensa el Director General de la Organización Mundial de Salud (OMS).

” En esta época festiva del año para muchos, el mejor regalo para los trabajadores de la salud es que los líderes y los ciudadanos tomen precauciones que alivien la presión sobre los sistemas de salud” señaló el Dr. Thedros Adhanom.

Las vacunas seguras y eficaces nos dan esperanza, pero no son una excusa para que las personas bajen la guardia y se pongan a sí mismas y a sus seres queridos en riesgo. Ahora es el momento de redoblar los conceptos básicos de salud pública que han visto a muchos países suprimir el virus de manera efectiva.

Recordó que hay una serie de grupos que continúan impulsando la narrativa de que este virus solo afecta a los ancianos y que con las vacunas en el horizonte podemos relajarnos. “COVID-19 afecta a niños y adultos de diversas formas y puede atacar todos los sistemas del cuerpo. Y un número creciente de personas sufre las consecuencias a largo plazo del virus. Esto incluye complicaciones neurológicas para niños y adultos, que aún se están investigando”.

Por eso el Dr. Adhanom hizo un un llamado: ” Ha llegado el momento de que el compromiso político se traduzca en acciones. Los juramentos y promesas no protegerán a nadie a menos que se cumplan”.

Recordó que la semana pasada, se anunció que la instalación COVAX, que cuenta con el respaldo de 190 países y economías, ha asegurado el acceso a casi dos mil millones de dosis de candidatos a vacunas prometedoras. A principios de 2021, se necesitarán US $ 4,6 mil millones en fondos adicionales para comprar vacunas COVID-19 para al menos el 20% de la población de todos los países de ingresos bajos y medianos bajos. Esto garantizará que los trabajadores de la salud y aquellos con mayor riesgo de enfermedades graves estén vacunados, que es la forma más rápida de estabilizar los sistemas de salud y las economías y estimular una recuperación verdaderamente mundial.

“Las vacunas ayudarán a poner fin a la pandemia, pero los efectos del COVID-19 se seguirán sintiendo durante muchos años. La pandemia ha explotado y exacerbado las vulnerabilidades y desigualdades de nuestro mundo. Pero también ha demostrado que, ante una crisis sin precedentes, podemos unirnos de nuevas formas para afrontarla. Cada crisis es una oportunidad para cuestionar la forma en que hacemos las cosas y encontrar nuevas formas de hacerlas”.