La crisis del COVID-19 es una oportunidad para replantear la movilidad humana, dice el jefe de la ONU; OMS expresa su preocupación por la aceleración de la pandemia en Centro y Sudamerica, Bachelet condena “un asalto sin precedentes contra los periodistas” durante las protestas en Estados Unidos, y un experto de la ONU urge a hacer cambios transformadores para proteger el medio ambiente, escucha las noticias de la ONU.

por ONU México | 4 junio 2020 a las 15:23

Producción: Benjamin Fernandez y Bianca Perez Ryan y Alexis Aubin

 Foto: CINU/Alexis Aubin

La crisis del COVID-19 es una oportunidad para replantear la movilidad humana, dice el Secretario General de la ONU; la OMS expresa su preocupación por la aceleración de la pandemia en Centro y Sudamerica y vuelve a incluir la hidroxicloroquina en los ensayos clínicos, Bachelet condena “un asalto sin precedentes contra los periodistas” durante las protestas en los Estados Unidos, y un experto de derechos humanos de la ONU urge a hacer cambios transformadores para proteger el medio ambiente… esas son la noticias de la ONU.

La crisis del COVID-19 es una oportunidad para replantear la movilidad humana

« El COVID-19 sigue devastando vidas y medios de subsistencia en todo el mundo, golpeando con más fuerza a los más vulnerables las personas migrantes encaran tres crisis sanitaria, socioeconómica y de protección, mientras están haciendo un aporte heroico en la primera línea de las labores esenciales”, dijo António Guterres en un mensaje video.

Más de 150 países han impuesto restricciones fronterizas para contener la propagación del virus. Por lo menos 99 Estados no hacen ninguna excepción en los casos de las personas que solicitan asilo por motivos de persecución.Al propio tiempo, el temor al COVID-19 ha exacerbado la xenofobia, el racismo y la estigmatización.

La crisis del COVID-19 es una oportunidad para replantear la movilidad humana.

Centroamérica se enfrenta al virus y las inundaciones

El Director de la OMS, el doctor Tedros insistió en conferencia de prensa en la gravedad de la situación en las Américas donde en los últimos días ha habido más casos diarios que en el resto del mundo en su conjunto. “Estamos especialmente preocupados por Centro y Sudamérica, donde muchos países siguen experimentando una epidemia que se acelera». Los expertos de la OMS mencionaron a Nicaragua, en Centroamérica, y a Perú y Brasil en Sudamérica, como países donde hay una transmisión más intensa.

Mientras, la tormenta tropical Amanda ha dejado más de 20 fallecidos y miles de afectados en El Salvador, Guatemala y Honduras.

En El Salvador hay más de 24.800 familias afectadas y 7900 personas se encuentran en los 179 albergues habilitados por el Gobierno.

En Guatemala, hay más de 123.700 personas afectadas en Guatemala y más de 400 en albergues.

Los Gobiernos de la región están tomando medidas para prestar asistencia a estas personas y evitar que se contagien por el coronavirus. De momento no hay peticiones de ayuda internacional.

La OMS vuelve a incluir la hidroxicloroquina en los ensayos clínicos del coronavirus

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha decidido volver a incluir la hidroxicloroquina en los ensayos clínicos para encontrar un tratamiento contra el coronavirus al no haber encontrado pruebas de que no sea segura.

“El comité sobre seguridad del ensayo ha estado revisando los datos y en base a los datos de mortalidad disponibles, los miembros del comité recomendaron que no hay razones para modificar el protocolo del ensayo.  El grupo ejecutivo ha recibido esta recomendación y apoya que continúen todas las ramas del ensayo, incluyendo la hidroxicloroquina”, anunció hoy el director de la OMS en conferencia de prensa.

La decisión fue tomada después de un lapso de tiempo de suspensión temporal del ensayo como precaución al aparecer informaciones sobre un posible aumento de la mortalidad entre pacientes.

Bachelet condena “un asalto sin precedentes contra los periodistas” durante las protestas en los Estados Unidos

La responsable de la Oficina de Derechos Humanos de la ONU señala la existencia de denuncias creíbles sobre el uso desproporcionado de la fuerza para reprimir las manifestaciones pacíficas que tienen lugar en el país, así como “un asalto sin precedentes contra los periodistas”.

“Se han utilizado gases lacrimógenos para dispersar a manifestantes pacíficos y se han disparado balas de goma y bolas de pimienta contra manifestantes y periodistas que no representaban una amenaza inminente de lesiones graves. Estas tácticas se han utilizado en algunos casos en los que muchas víctimas se estaban retirando”, señala la Oficina.

A eso se añaden al menos 200 incidentes de periodistas que cubren las protestas que fueron atacados físicamente, intimidados o arrestados arbitrariamente, a pesar de que sus credenciales de prensa son claramente visibles.

Las protestas comenzaron en respuesta al asesinato de un hombre afroamericano, George Floyd, mientras estaba bajo custodia policial el 25 de mayo, y se han extendido a más de 300 ciudades estadounidenses.

Hacer cambios transformadores para proteger el medio ambiente o soportar un sufrimiento incalculable, urge experto de derechos humanos de la ONU

El Relator Especial de la ONU sobre los derechos humanos y el medio ambiente, David Boyd, dijo que se requieren urgentemente acciones transformadoras para proteger el medio ambiente y los derechos humanos y atender las causas de la disrupción climática, la pérdida de la biodiversidad, la contaminación tóxica y las enfermedades zoonóticas. El Relator realizó la siguiente declaración en el contexto del Día mundial del medio ambiente, 5 de junio: 

“La pandemia por COVID-19 demuestra los impactos directos y severos de la degradación ambiental sobre el disfrute de una amplia gama de derechos humanos, incluyendo los derechos a la vida, a la salud, a la alimentación, al agua y a la cultura. Al menos 70% de las enfermedades infecciosas como COVID-19 están pasando de la vida salvaje a los seres humanos.

Necesitamos atender las causas de raíz de estos desastres ambientales interrelacionados y aprovechar esta oportunidad para lograr un futuro seguro justo y sostenible. El Derecho a un medio ambiente seguro, limpio saludable y sostenible está legalmente reconocido en 156 Estados y debería estar reconocido globalmente por las Naciones Unidas tan pronto como sea posible. Si este derecho es respetado, protegido y cumplido, podría probar ser uno de los derechos humanos más importantes del siglo XXI.

 Esto puede ser logrado a través de niveles sin precedentes de inversión para generar una transición justa hacia una economía circular, libre de desperdicio y baja en emisiones de carbono; crear millones de empleos en la restauración del ecosistema; construir infraestructura de salud, agua y saneamiento; crear programas fuertes y resilientes de protección social; y mejorar el acceso a la educación y las oportunidades económicas para niñas y mujeres”, dijo el experto.

.