Frente a la probabilidad de nuevos brotes, somos todos responsables de protegernos y a los demás, afirman expertos de la OMS

por ONU México | 1 julio 2020 a las 20:01
CINU México/Alexis Aubin

Foto: CINU México / Alexis Aubin

Los gobiernos y los científicos deben facilitar la información pertinente y preparar la infraestructura y respuesta necesarias, pero los individuos somos responsables de reducir la posibilidad de infectarnos o propagar el COVID-19, dijeron los expertos de la Organización Mundial de la Salud en conferencia de prensa.

Los países que han logrado suprimir la transmisión del coronavirus y que se encuentran ahora en una fase de reapertura en general mantienen mucha cautela, pero eso no los exime de la posibilidad de nuevos brotes debido a las actividades que implican contacto social, así que deben estar siempre listos para responder de manera inmediata y estricta para contener esas manifestaciones y evitar una nueva propagación del COVID-19, dijeron este miércoles los expertos de la OMS.

“Necesitamos ser realistas, seguramente habrá ciertos retrocesos, podrían registrarse algunas bolsas o grupos. (…) Cuando el virus esté presente va a circular, por ello siempre recordamos que el enfoque tiene que ser integral, la distancia física debe ser de un metro como mínimo entre las personas. Además, hay que lavarse las manos, cubrirse la boca y la nariz si es necesario y quedarse en casa cuando la persona no se siente bien, entre otras medidas. El virus aprovechará todo contacto estrecho para transmitirse”, señaló la doctora Maria Van Kerkhove, jefa técnica de Programas de Emergencia de la Organización.

Van Kerkhove comentó que “lo importante es que cuando se detecten estas bolsas o grupos se utilicen los sistemas que ya existen, la infraestructura de salud pública para poder identificar los casos, hacer las pruebas, aislar los casos o atenderlos en un hospital si hiciera falta, rastrear los contactos y poner a esas personas en cuarentena, de esta manera se corta la cadena de transmisión y se impide que el virus siga circulando”.

El director ejecutivo de la misma división de la Organización, Michael Ryan, acotó que al hablar de transmisión del virus, en el fondo se habla de la conducta de la gente: “Podemos hablar de los distintos tipos de transmisión, pero el contacto es el principal vehículo de contagio. Nuestra conducta puede facilitar o frenar la transmisión. (…) Hay contextos [como una discoteca u otro espacio público] que pueden provocar una transmisión comunitaria, lo hemos vista en residencias de ancianos o dormitorios. (…) Así que se trata de una cuestión de proximidad, de intensidad y de duración”.

Por ese motivo, destacó: que “todos y cada uno de nosotros tenemos que ser conscientes de nuestro propio riesgo. Cada quien debe pensar en cómo se produce la transmisión, dónde se mueve y poder controlar el destino propio y no sólo depender de los gobiernos. Es algo que podemos hacer”.

Sigue leyendo la nota en Noticias ONU