Joven en México elabora caretas para donar a personal sanitario, se replica su idea y se han entregado más de 10 mil

por ONU México | 28 agosto 2020 a las 10:11

 Carlos Manuel González es un joven mexicano de 14 años. Está comenzando a estudiar el primer año de preparatoria y por la crisis sanitaria lo está haciendo en línea.

Él vive con sus padres en el Estado de México en el municipio de Cuautitlán Izcalli. 

Desde los 7 años ha formado parte de los Scouts. Ahí ha conocido a sus amigos y le han enseñado valores importantes como la ayuda a la comunidad. 

El proyecto de la elaboración de caretas comenzó en marzo cuando una enfermera, que también es parte de los Scouts, platicó con Carlos sobre su temor porque el hospital donde trabaja sería convertido para atender solo pacientes con COVID-19 pero no contaban con los insumos suficientes para protegerse. 

“Lo que me preocupaba que es que varias personas se enfermaran y todavía no tenemos la vacuna y lo único que puede ocasionar eso son cosas peores, entonces que mínimo el equipo los proteja un poco más” dice Carlos.

Fue entones que Carlos investigó la forma de hacer estas caretas, los modelos de impresión en 3D para la base y puso manos a la obra. Poco a poco se fueron uniendo otros amigos como Ángel y Jonathan que también contaban con impresoras 3D y así pudieron elaborar más piezas. 

Y luego Luz, Pao, Luis y David, se unieron para hacer el armado de estas caretas con resortes y acetato. 

El planeta también importa 

Carlos explica que también en el proceso tenían la inquietud de hacer algo que ayudara a cuidar el medio ambiente y por ello las bases de las caretas están hechas de un material llamado PLA que es biodegradable. 

Además, hacen hincapié en que estas caretas son durables, las personas las usan muchas veces haciendo la limpieza correspondiente, evitando así la generación de más basura. 

Contagia amabilidad 

Pronto se corrió la noticia de lo que hacían Carlos y sus amigos dentro de los Scouts y fue tal la aceptación, que decidieron unir fuerzas. La organización le envió a Carlos una impresora 3D para que pudiera aumentar su producción y replicó este proyecto en diversas entidades del país. 

Además, donaron 10 mil piezas de acetato para la elaboración de más caretas que han sido entregadas a personal sanitario en diversos hospitales y a personas vulnerables en colonias de escasos recursos. 

Carlos nos recuerda que la solidaridad es la clave para enfrentar la pandemia. 

“Si tienen tantito material en su casa, no se tela, podrían hacer cubre bocas o hacer algo que pueda ayudar a la gente porque pues hay personas que no tienen materiales o el dinero suficiente o ni siquiera tienen casa como para poder protegerse del COVID”.