México está viviendo el momento más peligroso de la epidemia de COVID-19, dice OPS

por ONU México | 9 junio 2020 a las 17:15

Los expertos de la OPS/OMS en México insistieron en la importancia de continuar con las medidas de sana distancia, lavado de manos y mascarillas mientras estemos en el epicentro de la pandemia y con la posibilidad de nuevos brotes.

En conferencia de prensa virtual organizada por el Centro de Información de las Naciones Unidas en México, el representante en México de la OPS/OMS, Cristian Morales, y el Asesor en Emergencias en Salud de la misma organización, Jean-Marc Gabastou, contestaron a preguntas de periodistas sobre la situación actual de la pandemia de COVID-19 en México.

La región de las Américas, nuevo epicentro de la epidemia

La región de las Américas está siendo el epicentro mundial de la pandemia de COVID-19, indicó Morales. “Tenemos en este momento a nivel mundial alrededor de 7 millones de casos de los cuales la mitad han sido generados aquí en la región de las Américas. Nos acercamos también lamentablemente a 200,000 fallecidos en la región”.

“En México estamos viviendo uno de los momentos más complejos y más peligroso de la epidemia en donde varias entidades federativas o bien están avanzando hacia la cima [de la curva de casos], algunas se encuentran en la cima, y otras han empezado a descender, pero todavía muy cerca de la cima. Entonces tenemos una situación en donde el foco tiene que estar en el respeto de las medidas de sana distancia que dicta la semaforización en rojo que presentan todas las entidades del país. Y por supuesto también en llevar a cabo todos los esfuerzos posibles para salvar vidas”, expresó el representante de la OPS/OMS en el país.

El país cuenta hasta ahora más de 14 000 defunciones.

Hay que dar continuidad a las medidas de sana distancia

“Es necesario que todos entendamos que una economía sana va a depender de la forma en cómo nos cuidamos. En este sentido tenemos que seguir las recomendaciones que nos hacen las autoridades”, continuó. “Y en este momento estas recomendaciones tienen que ver con la semaforización que está en rojo, y eso significa que hay que quedarse en casa que hay que mantener y darle continuidad a la medida de sana distancia que prevaleció durante la Jornada Nacional de esta campaña”, aseveró Morales.

El doctor Jean-Marc Gabastou enfatizó en que “el sistema de semáforo es adecuado porque uno es fidedigno de la situación en tiempo real y de las tendencias, por lo que es una guía para toma de decisiones”.

El responsable de la OPS para emergencias destacó la alta exposición de la población mexicana a factores de comorbilidad – la diabetes, enfermedades cardiovasculares, la hipertensión y el cáncer se encuentran entre las tres cuatro principales causas de muerte y de generación de morbilidad en el país, siendo el país con la mayor alta la mayor tasa de sobrepeso y obesidad en el niño.

Gabastou expuso los últimos hallazgos de la OMS sobre el comportamiento del virus: dura en las superficies hasta dos días en promedio, y hasta 9 días; hoy no hay evidencias que personas infectadas pueden contratar de nuevo la enfermedad, ni si la inmunidad funciona a largo plazo.

También recordó que las pruebas moleculares son las únicas fiables, que los cubrebocas médicos y los de alta filtración como los N95 son para los pacientes y personal médico que les atiende, los cubrebocas de tela pueden ser retulizables pero hay que lavarlas diario y constar de tres capas.

Evitar nuevos brotes

Gabastou destacó las medidas tempranas tomadas por México que permiten que el sistema de salud del país siga siendo resiliente, pero fue preciso en que el país tiene que mejorar.

“Al día de hoy 50,000 casos positivos han sido detectados en los laboratorios pero no pueden ingresar al sistema por que no van acompañados con información fundamental para la toma de decisión que es la información clínica y epidemiológica, y eso debe mejorarse. También debe mejorarse la capacidad o el derecho que tiene una persona de conocer su resultado (…) se debe aumentar la capacidad de diagnóstico para que cada caso sospechoso pueda tener una muestra porque allí sí tenemos que detectar de manera inmediata la emergencia de cualquier caso para evitar que está chispa local se transforme en un nuevo incendio y una emergencia de la enfermedad”.

“La sana distancia es la única manera de mitigar la transmisión y evitar la aparición de nuevos brotes y la reemergencia de la enfermedad”, insistió Gabastou. La vuelta al confinamiento sería la última medida que se tomaría por las consecuencias sociales y económicas, estimó.

Depende de nosotros que no ocurra un colapso del sistema de salud

“Hasta ahora la respuesta [de las autoridades] es positiva”, estimó Morales. Las medidas tempranas han dado tiempo para avanzar en la reconversión hospitalaria, disponibilidad de insumos, la formación del personal. Todavía en la CDMX queda 24% de disponibilidad de camas, y 34% de disponibilidad de camas con respiradores mecánicos, precisó.

Pero “la capacidad del sistema de salud no es infinita y depende de nuestra actitud”, dijo.

Por eso “hay que continuar con la sana distancia, el lavado de manos, el uso de cubrebocas si no se puede respetar la sana distancia”, dijo Cristián Morales. “Solo así vamos a contribuir a que no ocurra un colapso del sistema de salud”, aseveró.

 “Es el momento de entender que no hay ningún grupo que está exento de contraer y fallecer de la enfermedad”. “Si bien terminó la jornada nacional de sana distancia, los semáforos están en rojo y hay que dar continuidad a las medidas sanitarias como sana distancia”, concluyó el representante de la OPS/OMS en México.

“Es el momento de no bajar la guardia y unirnos”.